Una vez realizada tu compra nos comunicamos contigo para pedirte datos para el Ruc y Facturación

El puerperio es un momento de duelo.

Los bebés no vienen con un manual. Nunca sabemos qué bebé nos va a tocar. ¿Será el dormilón, el que no duerme, el que mama sin para o el que mama espaciadamente? Esta incertidumbre hace que sea complicada la preparación, más aún cuando quienes nos rodean nos dicen cosas que se contradicen entre ellas y generan mucha ansiedad. Además que lo que pensamos que es prepararse es comprar las cosas del bebé o pintar la habitación, cuando la verdadera preparación se trata de nosotras mismas como mujeres estar preparadas para renacer.


Los bebés no vienen con manual, pero si tienen rasgos y comportamientos que tienen su explicación y su razón de ser. Por ejemplo, el hecho de estar más despiertos de noche y mamar mucho más que de día, es lo que más suele desesperar a las madres y los padres. Esto ocurre porque la leche de la noche no es igual a la del día y los bebés la necesitan para desarrollarse, crecer y madurar. Además la madre también necesita estas tomas de la noche para mantener una buena producción para el día siguiente. ¿Y qué es por lo general lo que ocurre? Estamos cansadas, creemos que nuestra leche no llena porque las noches son interminables las tomas, y sin falta nos recomiendan darle fórmula de noche para que pueda dormir bien el bebé porque nuestra leche, no le llena. Lo que no nos cuentan es la verdad de porque ocurre. Si no sabemos que es normal que el bebé mama más de noche, caemos en el cuento y damos la fórmula de noche. Pero, ¡sorpresa! Empezamos a tener menos leche porque eliminamos las tomas nocturnas, y claro el bebé reclama, y consecuentemente se da más fórmula. Este es el clásico principio del fin de la lactancia por falta de información.


¡Peor aún! Cuando esa fórmula es con biberón y el bebé tiene confusión de pezón. ¡Uf! Ahí es peor aún porque el bebé se rehúsa a agarrar el pecho, se tironea, llora cuando intenta mamar. La mala interpretación es no tengo leche, cuando lo que pasa es la confusión de pezón, que si tiene solución con una asesora.


Las mujeres necesitamos la lactancia. Esto es otra cosa que nadie nos cuenta. No solo porque a largo plazo nos "beneficiamos" en estar protegidas contra la osteoporosis, el cáncer de mamas y ovarios (que tengo que aclarar que no estamos exentas si en nuestra genética ya lo traemos o estamos expuestas a una mala alimentación, radiaciones, agrotóxicos, anticonceptivos y malos hábitos), o bajar de peso por el gasto calórico que supone dar de mamar. Necesitamos de la lactancia en el puerperio para evitar una depresión postparto. 


Si bien es normal tener una tristeza postparto, llamada también Baby Blues, la caída repentina de hormonas en el post parto cuando no se da la lactancia hace que la mujer caiga en la depresión post parto. Pensamientos suicidas, ganas de matar al bebé, odiar su existencia que nos roba la nuestra. Si tenés estos síntomas debes buscar atención cuanto antes con una psicóloga.


Y sobre esto último se debe el título de este boletín semanal. El duelo de ser madre. Darnos cuenta que esa mujer que éramos ha muerto para dar vida a una nueva mujer. Desconocernos frente al espejo. Estar cansadas por el desajuste de horario que conlleva un recién nacido normal. La pareja que muchas veces no sabe qué hacer para ayudar cuando hay dificultades en la lactancia y las discusiones que eso trae. Sin dudar tener un hijo es una revolución que te abre los ojos a un mundo en el que vivías pero que desconocías.


Si tenés dudas, miedos, incertidumbres y aún no tenés a tu bebé en brazos, lo mejor que podes hacer es prepararte para ese momento con una asesoría personalizada o una Charla de Preparación. La Charla Preparándonos para la Lactancia es una charla online grabada que podes adquirir cuando quieras y la verás las veces que quieras, además de formar parte del grupo de apoyo exclusivo..


Si ya tenés al bebé y estás con complicaciones en la Lactancia, no dudes en agendar un Acompañamiento en Lactancia Online Personalizada, porque la lactancia puede ser disfrutada y no necesariamente un sufrimiento.


¿Sabías que el porteo es un grandioso aliado a la hora de vivir el puerperio? Para mí fue el mejor antidepresivo en conjunto con la lactancia. Muchas dicen que dar de mamar es esclavizante, ¡pero para mí fue liberador! ¡El bolso es mucho más liviano, la leche está lista 24 horas, no hay que estar esterilizando las botellas, y con el porteo salir es lo más! Tu bebé mama en el portabebés y termina y duerme ahí mismo, solo debes ajustar la tensión. Porteo es libertad y es tener las riendas en la entrega que significa ser madre. Es así cómo hemos vivido a lo largo de los 10.000 años de la historia del hombre, y muchas enfermedades vienen de la consecuencia de no seguir como éramos; no comer comida real, ser sedentarios, no amamantar y no llevar peso para recuperarnos del postparto. Esto y mucho más vas a aprender en la Charla de Porteo online grabada.


Todas mis charlas y asesorías incluyen ser parte del grupo de Apoyo.

Lee más en este link

Gracias por leerme y espero que tengas un lindo viernes y buen fin de semana con tu familia.

Tatiana Ramos.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados