Una vez realizada tu compra nos comunicamos contigo para pedirte datos para el Ruc y Facturación

Las expectativas en la alimentación complementaria

   Cuando estamos por iniciar la  AC (alimentación complementaria) con nuestros bebés nos entra una ansiedad enorme que va acompañado de un montón de preguntas como: ¿le doy en trozo o en puré? ¿Con que alimento empiezo? ¿y si no come nada?; sumado a los comentarios del entorno y opiniones no pedidas. Todo esto generan más ansiedad y a veces terminamos cometiendo ciertos errores.

   El otro día había leído una frase que me encantó, y decía: “Una decisión bien informada es la única que se toma libremente”. Y cuánta verdad, cuándo tenemos toda la información, y sobre todo la correcta o la que va con nuestros ideales, nos empoderamos y nos relajamos un poco más.

   El inicio de la AC es una gran responsabilidad, tenemos el deber de brindar un buen aporte nutricional al bebé, como también la oportunidad para transmitir hábitos y valores que van a durar para toda la vida. Así que lo esperable es sentir ansiedad en cuanto a la alimentación de nuestros bebés, es normal y eso está bien. Pero por eso es importante acudir a un profesional que pueda guiar de manera correcta los pasos que vamos a dar y empezar esta etapa con otra mirada, de un punto de vista mas ameno, hasta me atrevería a decir de celebración por el inicio de una nueva etapa. 

    La palabra clave para bajar esa ansiedad y la expectativa es, “soltar”. Soltar el “tiene que”, soltar la idea de que con el BLW (baby led weaning, alimentación en trozos guiada por el bebé) va a comer “más”, que va a llevar todos los trozos a la boca el primer día, soltar el concepto erróneo que con las papillas “me aseguro de que coma”, etc. etc. Soltar todo ideal de como debe ser, creencias, mitos, consejos.

El primer paso para el éxito en la AC es empezar a enfocarte en tu bebé, entender su ritmo, preferencias y sus tiempos.

   Mas allá del método que realices, BLW o papillas, es importante entender que en los primeros meses la alimentación es de carácter lúdico, de aprendizaje, de introducir a alimentos variados, ofrecer colores y sabores. Y sobre todo el de permitir que el bebé interactúe con los alimentos, que a esto le llamamos Alimentación Perceptiva. Personalmente creo que con el BLW nos relajamos aún más, por qué no estamos controlando el número de cucharadas, más bien comemos a la par, dejando que el bebé sea el protagonista.

   La AEP lo expresa bien claro, “la expectativa de una cantidad concreta puede frustrar a los padres y hacer que el momento de la comida sea una lucha en vez de un disfrute”.  No existe un número de cucharadas concretas, el bebé puede auto-regular su alimentación, así como lo vino haciendo desde que nació con las tomas de leche materna o en su defecto la fórmula, que no esta demás recordar que sigue siendo a demanda y es el alimento principal. 

Tips que te pueden ayudar a bajar la ansiedad

  • Ir a fuentes seguras. No escuchar consejos, comentarios etc,.
  • Proteger la alimentación del bebé, momento íntimo, sin mucha gente y tranquilo.
  • Olvidarse de las cantidades, enfocarse en la calidad y la variedad.
  • Compartir en familia y comer a la par. Sin turno a turno.
  • Enfocarse en el estímulo sensorial, colores, sabores, texturas, platos

  Debemos fomentar el acto de descubrir y la aceptación progresiva de los diferentes alimentos y sabores, educando al niño en el placer de comer con moderación, respetando la sensación de hambre saciedad.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados