Una vez realizada tu compra nos comunicamos contigo para pedirte datos para el Ruc y Facturación

UNA VIDA DE MIL COLORES

 

Por Patricia Naveira

Mamá y Obstetra Arcoiris

 

El día que mi Neelan, mi primer hijo partió repentinamente a las 37,5 semanas de gestación, nuestro mundo se derrumbó.

 

Su muerte fue un enorme dolor incomparable que nos ahogó en el llanto y el dolor. Transitar ese camino del dolor fue muy duro y difícil para mí y mi familia. A pesar de eso, fui una de las pocas madres que pudo recibir mucha ayuda, contención y comprensión por parte de mi familia, amigos y colegas. Esta invaluable ayuda definitivamente marcó el rumbo de nuestra sanación.

 

Pasaron muchos meses, terapia y un nuevo “vivir” para que finalmente nos decidamos a volver a buscar un embarazo. En aquel entonces ya sabía que ese nuevo embarazo se denominaba” Arcoiris”. El bebé arcoiris es el que llega después de la muerte de un bebé anterior, ya sea durante la gestación o después de haber nacido.

 

Sin embargo no sabía todo lo que implicaba ese embarazo tan ambiguo de esperanza y miedo. Después de 5 test negativos, un domingo en la mañana vimos las tan anheladas pares de rayitas: volvimos a estar embarazados. La felicidad no fue intensa. Fue más bien prudente, calmada. Recuerdo que vimos el resultado y nos volvimos a dormir. Después silencio. Nadie lo supo más que nuestro ginecólogo. Cada día de náuseas y malestares era una forma de sentir que todo iba avanzando bien. Pensaba que ese embarazo traería paz a nuestras vidas. Y la trajo. Sólo que mezclada con otros sentimientos: angustia, esperanza, dudas, felicidad, incertidumbre, euforia, miedo.

 

Vivíamos contando días, luego semanas, luego ecografías, luego análisis hasta que un día PUM! Esa panza ya no era invisible bajo la ropa. El resto de mi familia y mis amigos se enteraron. Aprendí que ellos, en cierta forma, también vivían con nosotros esos sentimientos tan encontrados.  Aprendimos también que muchas personas dan por sentado que un embarazo arcoiris es fácil, que se olvida todo, que se olvida al hijo anterior, que no tenemos que sentir miedo, que nunca los cuidados son suficientes y que siempre debemos estar felices por el nuevo bebé en camino.

 

A la sociedad le cuesta entender el duelo de los padres, pero también le cuesta acompañar esa nueva revancha que le ponemos a la muerte. Increíblemente me sentí más sola en mi embarazo arcoiris que en mi duelo. Muchas veces callé mis miedos, muchas veces limité mis celebraciones.

 

Y un día un susto: amenaza de parto prematuro. El miedo se hacía muy palpable. Internación, medicamentos, descansos, alta. Vamos. Seguimos en camino. Hasta que un día llegó la semana 37. Esa mañana de lunes me di cuenta que era hora de preparar el nido. Volver a traer las cosas de Neelan a la casa, comprar por fin la ropa para ese nuevo bebé. El cúmulo de emociones no las puedo plasmar por completo en estas palabras.

 

Y un día salió el ARCOIRIS. Estábamos sosteniendo a nuestro bebé en nuestros brazos. Ese eterno micro segundo en que tardó en llorar. Respiro. Mi bebé llora. Me lo ponen piel con piel. Le huelo. Mi oxitocina me hace “click”. Un amor que me desborda. Misterio resuelto: Soy, soy capaz de amar enteramente a este nuevo bebé.

 

Neil nació una hermosa mañana de marzo rodeado de amor desde las Obstetras, mi Médico, mi Psicóloga y su Pediatra. Sonaba una canción que decía: “Haz brillar una luz sobre mí, hazla brillar. Yo haré brillar una luz sobre ti, la haré brillar”. Ahí estaba mi bello arcoiris con sus mil colores para enseñarme que el amor siempre gana. Que esta nueva vida trae infinidad de matices que nunca imaginaste. Que con amor y paciencia podemos volver a sonreír. Neelan siempre me hace falta, pero Neil me recuerda cada día que debo ser una mamá y Obstetra que acompañe con el mismo amor a todas aquellas que necesitan volver a brillar después de la tormenta.

Créeme, vas a poder. Que el miedo no le gane a tu amor de mil colores.

 

 

 

Fotografía: Constanza Merino @constanzamerinoph

Mamá: Yolanda con Isaella en la panza

3 comentarios

  • Siento tan mías tus palabras. Es como revivir todo lo que pasado en mi vida de madre.. pues tengo una historia similar. Un Embarazo buscado, deseado y planificado es la que llegamos a tener, todo iba según mis planes, hasta que en un estudio, algo no andaba bien.. mi bebe de apenas 16 semanas, no venía bien desarrollada. Me confirmaron su condición de salud, a las 18 semanas de gestación. Ella no era compatible con la vida.. no iba a nacer viva, y si lo hacía, no duraría 1 hora.. no puedo explicar todo lo que sentí al enterarme de eso, mi hija, la deseada, la buscada, la primera, tenia Anencefalia, una condición genética que no es compatible con la vida.. me creía en una pesadilla irreal, esto no podía estar pasándome. Pero sí pasó… valiente y temerosa, continuecom el embarazo porque no iba ser yo quien de la orden de terminar con su vida, no iba ser yo, quien tanto la busco, la que al final ponga fin a todo.. yo quería verla, yo quería que sea como una bebe más, teniendo todos los controles obstétrico como cualquier bebe sana, quería que tenga sesiones de foto, babyshowers, todo.. porque ella se lo merecía.. mi ángel nació a las 37 semanas de gestación, con un embarazo casi perfecto.. vivió con nosotros 12 días hermosos en el que nos enseñó a ser padres.. nos dio su amor y su calidez.. luego de eso, dejamos todo en manos de Dios para un segundo embarazo.. yo estaba muy ansiosa, y solo quería que mi cuerpo se recupere para volver a quedar embarazada.. y eso pasó, quede embarazada y mi reacción fue de suma felicidad y mucha preocupación, hasta que la preocupación se volvió dolor al enterarme que había abortado espontáneamente a ese bebe en camino.. mi 2 embarazo deseado, mi 2da pérdida.. 😔 que hacer? Como evitar preguntarme qué estoy haciendo mal… es mi cuerpo el que falla? Son mis emociones?.. podre ser madre como tanto quiero? Es inevitable sentir culpa, y cierto odio hacia uno mismo… y volví a empezar a planificar, pero esta vez sin dar tanta importancia.. si quedaba embarazada, bien, y si no, bien… y ahí esta la frase que rescato y tanto me gustó, es lo que vivimos con mi esposo en la 3ra vez que dl positivo a la prueba de embarazo …“La felicidad no fue intensa. Fue más bien prudente, calmada…” solo lo sabía mi ginecólogo y nadie más, pero de vuelta un terror se presentó.. pérdida de sangre, inmediatamente lo supe, otro aborto, otra perdida.. otro acto fallido, y me sorprendió haberlo tomado con tang frialdad.. sin sentimiento alguno.. como privandome para no sufrir.. cuando fui a consultar de urgencia, me encontré con otro panoram totalmente distinto… Embarazo Gemelar, causa del sangrado, desprendimiento y republication de uno de los sacos.. no lo podía creer.. EMBARAZO GEMELAR?? De donde viene eso? No tenía descendencia como para tenerlo.. no me había sometido a ningún tratamiento.. no podía ser cierto. Sin embargo, ahí estaban, dos saquitos, latiendo a todo dar… uff.. la preocupación se duplicó.. cada hora pasada, era una prueba superada.. y así, hora tras hora, día tras día, mes tras mes, habíamos derrotado todo obstáculo.. hasta llegar a las 38 semanas de gestación.. y nacieron.. mis 2 bebes arcoiris.. mis dos embarazos perdidos, manifestándose en un solo, inmenso y puro amor.. mis bebes arcoiris nacieron el 26 de mayo de 2020, en medio de una crisis mundial en cuestiones de salud.. fueron mi regalo de la vida, mi premio a aguantar tanto dolor.. mi prueba de que todo se puede…

    Leticia Cardozo
  • Siento tan mías tus palabras. Es como revivir todo lo que pasado en mi vida de madre.. pues tengo una historia similar. Un Embarazo buscado, deseado y planificado es la que llegamos a tener, todo iba según mis planes, hasta que en un estudio, algo no andaba bien.. mi bebe de apenas 16 semanas, no venía bien desarrollada. Me confirmaron su condición de salud, a las 18 semanas de gestación. Ella no era compatible con la vida.. no iba a nacer viva, y si lo hacía, no duraría 1 hora.. no puedo explicar todo lo que sentí al enterarme de eso, mi hija, la deseada, la buscada, la primera, tenia Anencefalia, una condición genética que no es compatible con la vida.. me creía en una pesadilla irreal, esto no podía estar pasándome. Pero sí pasó… valiente y temerosa, continuecom el embarazo porque no iba ser yo quien de la orden de terminar con su vida, no iba ser yo, quien tanto la busco, la que al final ponga fin a todo.. yo quería verla, yo quería que sea como una bebe más, teniendo todos los controles obstétrico como cualquier bebe sana, quería que tenga sesiones de foto, babyshowers, todo.. porque ella se lo merecía.. mi ángel nació a las 37 semanas de gestación, con un embarazo casi perfecto.. vivió con nosotros 12 días hermosos en el que nos enseñó a ser padres.. nos dio su amor y su calidez.. luego de eso, dejamos todo en manos de Dios para un segundo embarazo.. yo estaba muy ansiosa, y solo quería que mi cuerpo se recupere para volver a quedar embarazada.. y eso pasó, quede embarazada y mi reacción fue de suma felicidad y mucha preocupación, hasta que la preocupación se volvió dolor al enterarme que había abortado espontáneamente a ese bebe en camino.. mi 2 embarazo deseado, mi 2da pérdida.. 😔 que hacer? Como evitar preguntarme qué estoy haciendo mal… es mi cuerpo el que falla? Son mis emociones?.. podre ser madre como tanto quiero? Es inevitable sentir culpa, y cierto odio hacia uno mismo… y volví a empezar a planificar, pero esta vez sin dar tanta importancia.. si quedaba embarazada, bien, y si no, bien… y ahí esta la frase que rescato y tanto me gustó, es lo que vivimos con mi esposo en la 3ra vez que dl positivo a la prueba de embarazo …“La felicidad no fue intensa. Fue más bien prudente, calmada…” solo lo sabía mi ginecólogo y nadie más, pero de vuelta un terror se presentó.. pérdida de sangre, inmediatamente lo supe, otro aborto, otra perdida.. otro acto fallido, y me sorprendió haberlo tomado con tang frialdad.. sin sentimiento alguno.. como privandome para no sufrir.. cuando fui a consultar de urgencia, me encontré con otro panoram totalmente distinto… Embarazo Gemelar, causa del sangrado, desprendimiento y republication de uno de los sacos.. no lo podía creer.. EMBARAZO GEMELAR?? De donde viene eso? No tenía descendencia como para tenerlo.. no me había sometido a ningún tratamiento.. no podía ser cierto. Sin embargo, ahí estaban, dos saquitos, latiendo a todo dar… uff.. la preocupación se duplicó.. cada hora pasada, era una prueba superada.. y así, hora tras hora, día tras día, mes tras mes, habíamos derrotado todo obstáculo.. hasta llegar a las 38 semanas de gestación.. y nacieron.. mis 2 bebes arcoiris.. mis dos embarazos perdidos, manifestándose en un solo, inmenso y puro amor.. mis bebes arcoiris nacieron el 26 de mayo de 2020, en medio de una crisis mundial en cuestiones de salud.. fueron mi regalo de la vida, mi premio a aguantar tanto dolor.. mi prueba de que todo se puede…

    Leticia Cardozo
  • Estoy de 7 semanas.. Tuve 2 perdidas anteriores de esa misma semana. Me haría bien conversar con alguien con situación similar.

    Miryan

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados